Los frutos secos son uno de los snacks o aperitivos más consumidos. Conoce sus beneficios para la salud:

  • Son ricos en fibra alimentaria, proteínas con un alto valor biológico.
  • Vitamina E y grasas saludables, aportándonos una gran cantidad de nutrientes.

Asimismo, hay que tener en cuenta, que comerlos de manera desmesurada supone un gran aporte calórico para nuestro organismo. Es por eso que, a causa de la mala fama que se ha creado por la cantidad de grasas que contienen, todavía cuesta convencer a la población. Tomar frutos secos con frecuencia no se va a traducir a un aumento de peso. El consumo de este alimento genera claros beneficios para nuestro organismo.

Frutos secos, beneficios para el corazón

Por otra parte, los frutos secos mejoran la salud del corazón. Según recuerda la Fundación Española del Corazón (FEC), el consumo de frutos secos, dentro de una dieta equilibrada, aporta beneficios para la salud.

Por ejemplo, se realizó un estudio en el que se demuestra que introduciendo 30g al día de frutos secos variados en la dieta, se puede reducir la acumulación de placa aterosclerótica y por tanto nos ayudan en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Pese a que existen muchas pruebas contundentes a favor, otro estudio nos demuestra que el consumo frecuente de frutos secos se asocia con un riesgo significativamente menor de sufrir un Ictus - accidente cardiovascular cerebral.

Según los últimos avances del estudio Predimed de Prevención con Dieta Mediterránea, ha concluido que el riesgo de sufrir un ictus, se reduce casi a un 50 % al consumir un puñado de frutos secos al día en personas con un alto riesgo cardiovascular.

Es por ello, que junto el desarrollar un estilo de vida saludable, podemos afirmar que al introducir los frutos secos en nuestra dieta, logramos reducir la mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Un snack saludable

Hay alimentos, como los snacks fritos, patatas fritas y las bebidas azucaradas, en el que su consumo, sí debería ser más moderado u ocasional. Mientras que podemos permitirnos "el lujo" de sustituirlos por alimentos saludables, como los frutos secos. Hoy en día, tomamos solamente una media de 40 gramos semanales, mientras que las recomendaciones actuales proponen que consumamos entre 75 y 200 gramos por semana.

Sin lugar a dudas, hoy sería un buen momento para degustar un buen puñado de almendras, nueces, pistachos, anacardos o cualquier otra variedad de frutos secos. Y mucho mejor consumir frutos secos naturales y sin sal añadida.