Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos.

Medidas como concienciar sobre el impacto que supone el consumo de azúcar para nuestra salud, el aumento de la actividad física regular e incrementar la ingesta de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos; son claves para mantener un estado de forma saludable y prevenir enfermedades derivadas de la obesidad y el sobrepeso.

Gran poder saciante

Dentro de los frutos secos, el pistacho es el aliado perfecto para saciar el hambre entre horas durante más tiempo. Además, es un perfecto acelerador del metabolismo, lo que ayuda a que el cuerpo queme más grasas. Por eso, se recomienda consumir unos 30-50 gramos al día, ya que contienen una buena cantidad de vitaminas, fibra y grasas saludables.

¡Ideal para consumirlos antes o después de hacer deporte!

Los pistachos es uno de los frutos secos que más proteínas tiene, lo que lo hace perfecto para consumir en momentos de más desgaste físico. Asimismo, son una gran fuente de hierro.

Además, regulan los niveles de azúcar en sangre gracias a su composición nutricional.

Beneficios para el sistema cardiovascular

Los pistachos aportan beneficios en nuestro sistema cardiovascular, pues ejercen un efecto positivo en nuestra tensión, reduciendo la presión de la sangre, la frecuencia cardíaca y las respuestas periféricas vasculares.

Está en nuestra mano adoptar hábitos saludables e ingerir alimentos que sean beneficiosos para nuestro organismo, con el fin de mantenernos una salud fuerte.