Las frutas deshidratadas son tus grandes aliadas a la hora de sustituir el consumo de azúcar, el cual puede acarrear problemas de salud en el futuro.

Normalmente, el consumo de alimentos ultraprocesados, hechos en su mayoría con harinas y aceites refinados, y azúcar, crea en el cerebro una sensación de dependencia. Pero no te dejes engañar, tu cuerpo no necesita el azúcar refinado para vivir.

Las frutas deshidratadas son, como su nombre indica, piezas de fruta que han sido sometidas a una desecación. Tras extraerles el agua, los nutrientes se concentran, por lo que tienen un gran sabor dulzón, sin renunciar a ser mucho más saludables que los alimentos ultraprocesados.