La propia cáscara de nuestros frutos secos es el mejor recipiente para conservarlo, pero cuando queremos adquirirlos sin esta, es conveniente saber dónde almacenarlos para que sigan crujientes y mantengan toda su frescura y sabor que todos buscamos que tengan al consumirlos.  

El tiempo de conservación de cada fruto seco depende de varias circunstancias, pero si hay algo que debemos tener en cuenta, es que la calidad es un factor muy determinante; por lo que, si queremos mantenerlos en condiciones óptimas durante más tiempo, es importante comprarlos de un proveedor de confianza.  

Ambiente seco y fresco para nuestros frutos secos 

Exponerlos al ambiente más seco posible y alejarlos de la humedad es muy importante, y es otro de los trucos que harán que nuestros frutos secos no se pongan rancios. Por eso recomendamos guardarlos dentro de nuestra despensa donde la luz no pueda alcanzarlos y alejados de otros alimentos que desprendan olores como pueden ser los ajos. 

La temperatura también es otro factor importante. Cuanto más alta peor, por eso se recomienda mantenerlos sobre los 20º. No obstante, en los meses de verano a veces esto es imposible, por lo que podríamos meterlos al frigorífico cuando esto ocurra. Incluso, aunque no te lo creas, podrías congelarlos y mantendrían todas sus propiedades, nutrientes y textura. 

Packaging y envases nut&me 

En nut&me diseñamos nuestros envases pensando tanto en el medio ambiente como en la óptima conservación de nuestros productos, por eso hemos diseñado nuestras bolsas zip o doy pack con materiales totalmente reciclables y con cierre termosellable para que tus nueces, almendras, pistachos, etc. no absorban olores y se mantengan en perfectas condiciones durante más tiempo.  

Otros recipientes para su conservación 

Pero podemos encontrar otros recipientes en el mercado, donde mantenerlos frescos y estos son los recipientes herméticos, los cuales no permiten pasar el aire, lo que es perfecto para que nuestros frutos no se pongan blandos. Además, estos tienen otra ventaja y es que podemos reutilizarlos una y otra vez. Existen diferentes tarros que, además, pueden servir para decorar nuestra cocina, entre otros: 

💜 Frascos de cerámica impermeable, totalmente herméticos: son funcionales, prácticos, duraderos. Además, evitan que la luz impacte en el producto para una mejor conservación. 

💜 Frascos de vidrio transparente y tapa hermética: estos recipientes redondos te permiten almacenar gran cantidad de frutos secos y ver qué contiene cada frasco.  

💜 Cajas de plástico con tapa de cierre al vacío: están diseñadas para mejorar la conservación y la frescura de nuestros frutos secos.