Preguntas nutrición

Resolvemos tus dudas

En esta sección resolvemos todas tus dudas sobre nutrición, envía tus consultas y nuestro equipo de nutricionistas intentará resolverlas. A continuación te mostramos algunas de las más destcadas.

Últimas preguntas...
¿Qué pasos debo seguir ante una intolerancia alimentaria?

Una intolerancia alimentaria es una reacción adversa del organismo ante la ingesta de determinados alimentos, aditivos y conservantes.

Lo primero y más importante es saber identificar si estamos ante una alergia o una intolerancia alimentaria, ya que no es lo mismo. La alergia desencadena una reacción más rápida en el sistema inmunológico y los síntomas que provoca son más graves que los de la intolerancia; por lo que, en caso de una alergia alimentaria, hay que buscar ayuda médica urgente. En cambio, en el caso de una intolerancia alimentaria la sintomatología que se presenta es más leve; puede ir desde diarreas y náuseas hasta dolor abdominal, dolor de cabeza, fatiga, erupciones u otros problemas en la piel.

Los alimentos más comunes que pueden provocar intolerancia son los huevos, el pescado, la leche, los frutos secos, el marisco, la soja y el gluten. Ante un caso de intolerancia alimentaria, consulta a un médico para detectar qué alimento o alimentos provocan estas reacciones. El tratamiento suele consistir en el seguimiento de una dieta en la que se evite el consumo de la sustancia o sustancias que provocan el problema y, en caso de sufrir los síntomas, acude al médico para tratarlos.

¿Qué es el plato saludable o "plato de Harvard"?

El plato saludable, también conocido como “plato de Harvard”, sustituye a la tradicional guía de la pirámide alimentaria. Su objetivo es cambiar el concepto de cómo debería ser una dieta equilibrada y buscar la forma de comer saludablemente, centrando la importancia en la calidad de la comida y no tanto en cantidades o mediciones de calorías como lo hacen otras guías.

Acompañando a este tipo de guía de alimentación, se recomienda mantenerse activo y hacer ejercicio diario. Y puede aplicarse a cualquier dieta, tanto para adultos como para niños.

Está basada en las propiedades nutricionales de los alimentos, recomendando aquellos que son más saludables, de manera que un plato debería estar constituido por cuatro elementos básicos:

  • La primera mitad del plato está formado por frutas y verduras con gran variedad y color.
  • Un cuarto del plato lo aportan los granos y las harinas integrales como la quinua, la avena, el trigo o el arroz integral, entre otros.
  • El otro cuarto del plato está formado por proteínas, esenciales para mantenernos sanos. Dentro de este grupo se recomienda el consumo de pescado, pollo, legumbres y frutos secos. De la misma forma, se desaconseja consumir carnes rojas, embutidos o carnes procesadas.
  • Fuera del plato encontramos las grasas. Es importante incluirlas en nuestra dieta porque tienen numerosos beneficios para nuestro organismo, pero es importante elegir una buena fuente de grasas saludables como puede ser el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos o la palta.
  • Y por último, pero no menos relevante, también aparece un vaso para recordar la importancia de mantenerse hidratado con agua.
Fecha de caducidad o fecha de consumo preferente: ¿diferencia?

La fecha de caducidad se utiliza para alimentos altamente perecederos, como lo son el pescado fresco, la carne picada fresca, etc. Se añade, principalmente, por cuestión de seguridad. Indica que tras la fecha de caducidad establecida el alimento NO ES SEGURO para consumirse a pesar de que muestre un "buen aspecto". Suele darse en alimentos con alta capacidad de desarrollo microbiano por el hecho de ser frescos, sin tratamientos y con humedades altas.

En cambio, la fecha de consumo preferente no está tan ligada a la seguridad sino más bien a la calidad organoléptica del propio alimento. Éste será seguro para consumir después de la fecha de consumo preferente, siempre y cuando no haya alcanzado un grado de deterioro tal que lo convierta en NO APTO para el consumo. Se recomienda siempre hacer una comprobación del aspecto, olor y sabor antes de "desecharlo".

Para nuestros productos, que son de bajo riesgo y estables a temperatura ambiente, siempre usamos la fecha de CONSUMO PREFERENTE acorde al formato mes/año. Se debe indicar:

▪️ «Consumir preferentemente antes del …» cuando la fecha incluya la indicación del día.

▪️ «Consumir preferentemente antes del fin de …» en los demás casos.

¿Cómo sé si estoy en un peso saludable?

No existe un peso ideal o peso saludable. Este término fue creado por una agencia de seguros norteamericana para determinar si las personas presentaban riesgos de salud relacionados con el peso corporal. Este "peso saludable" estaba determinado por la altura y el sexo, pero no tenía en cuenta otros factores determinantes como la edad o la composición corporal.

Calcular el índice de masa corporal (IMC) no es una buena idea si se hace de forma individualizada; este cálculo solo relaciona el peso con la altura de un individuo. Es decir, determina si esa persona está en un peso normal únicamente en función de su altura. Esto significa que una persona con masa muscular elevada puede tener el mismo IMC que una persona con sobrepeso, puesto que el músculo pesa más que la grasa pero ocupa menos espacio. Del mismo modo, la báscula tampoco aporta un diagnóstico integral.

Hay que focalizar la importancia en presentar una buena distribución corporal; es decir, controlar los valores de masa grasa, masa muscular y estado de hidratación, y no tanto el peso.

Para conseguir una disminución del peso corporal hay que crear un déficit calórico, o lo que es lo mismo, consumir menos calorías de las que el cuerpo emplea. Esto se consigue reduciendo el número de calorías ingeridas habitualmente y aumentando el ejercicio físico. Aunque no solamente estos dos factores promueven una pérdida de peso. En ocasiones, el estrés o la ansiedad también pueden dificultar este proceso.

¿Los alimentos congelados pierden cualidades nutricionales?

Los alimentos congelados pasan por un proceso de conservación que consiste en someterlos a temperaturas próximas a -18ºC. El agua que contienen ahí se transforma en cristales de hielo. Al congelarse, dejan de estar disponibles para el crecimiento de microorganismos y para algunas reacciones químicas del alimento, de forma que se consigue alargar su vida útil.

Con este proceso de congelación no se pierden nutrientes si se lleva a cabo de forma correcta; es decir, una vez descongelado el alimento, no lo volvemos a congelar. Porque, con los alimentos congelados, lo único que hacemos es inhibir las reacciones químicas y microbiológicas que pueden ocurrir sin modificar su composición nutricional.

¿Cuántas calorías son las adecuadas para consumir al día?

Debemos tener en cuenta las calorías si hacemos referencia a la composición corporal; es decir, cuando nuestro objetivo es mantener, disminuir o aumentar el porcentaje de grasa o de masa muscular. Esto lo conseguiremos con un balance energético acorde al objetivo (positivo o negativo). Por ejemplo, si tenemos un gasto energético de 1500 kcal y nuestro objetivo es conseguir un aumento de masa muscular, debemos ingerir una cantidad de kilocalorías mayor al gasto.

Ahora bien, un alimento no es más o menos saludable en función de las calorías que tenga, sino de su composición e ingredientes. Por ejemplo, el aceite de oliva o los frutos secos son muy calóricos pero muy saludables a la vez, ya que nos aportan energía, saciedad y grasas de alta calidad. Y, al contrario, un alimento poco calórico puede no ser saludable, como ocurre con los productos etiquetados como light. Estos tienen pocas calorías, pero sus ingredientes y composición nutricional suelen ser de baja calidad y altamente procesados

Por tanto, dependiendo del objetivo, debemos tener en cuenta las calorías. No existe un número ideal de calorías al día, pues esto va a depender de cada persona: de sus necesidades físicas, factores fisiológicos, composición corporal, actividad física, etc. Lo más importante de un alimento es su composición, independientemente de las calorías que tenga.

Artículos 7 al 12 de 21 totales

¡Haz tu pregunta ahora!

CALCONUT, S.L. tratará sus datos personales para gestionar su registro como usuario, gestionar la compra de productos, atender sus consultas, así como para, en caso de que lo desee, enviarte nuestras comunicaciones personalizadas. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, en la dirección de correo electrónico rgdp@nutandme.com

Le recomendamos que lea la política de privacidad antes de proporcionarnos sus datos personales.