¿Alguna vez te has parado a pensar cuántas veces has dado las gracias a las personas que te rodean?

Seguramente menos de las que te gustaría.

Piensa en aquel familiar que ha estado escuchando tu misma historia una y otra vez durante horas, en aquel amigo que te ayudó con la mudanza o en el compañero de trabajo que hizo horas extra desinteresadamente para que tu proyecto saliera adelante.

¿Te has parado a pronunciar un “gracias por escucharme”? “¿Gracias por ayudarme?”. A menudo nos da vergüenza decirlo, o simplemente damos por hecho que esa persona sabe que nos sentimos agradecidos.

Solemos decir que “una imagen vale más que mil palabras”, pero dar las gracias de corazón, no tiene precio.

Pero existen otras formas de demostrar agradecimiento. En ocasiones, un simple gesto puede alegrarle el día a la persona que menos se lo espera.

El primer objetivo que te proponemos es darle las gracias a alguien. Piensa en tus padres, tu hermana, tu mejor amigo o el vecino del 4º. ¿Han hecho algo por ti? ¿Has hecho tú algo por ellos?

¿No?

Tenemos la solución: invítales a casa. Saca una bebida, pon unos frutos secos sobre la mesa y dales las gracias. Es posible que se pregunten qué quieres de ellos, pero es que no estamos acostumbrados dar nada sin esperar nada a cambio.

También puedes llevarle un sándwich de crema de cacahuete a tu compañero de trabajo. O, cuando los muebles de tu casa estén puestos y no haya nada más en la despensa, dale unas almendras para reponer energía.

¿Sabes qué va a generar este pequeño gesto? Ambos os sentiréis mejor.

Tú lo harás porque vas a hacer sentir bien a una persona que quieres, y que te ha ayudado cuando más lo necesitabas. Y él o ella, porque no se lo va a esperar, y porque seguro que le ilusionará que te acuerdes de la vez que estuvo ahí para ti, pero sobre todo, de que dediques un momento a agradecérselo.

Cuando eres agradecido, tu mente se enfoca en lo que tienes y no en aquello de lo que careces. Mira a tu alrededor y piensa: “¿me falta algo?”.

Pues probablemente unas nueces de Brasil… pero para eso ya estamos nosotros 😉